Ratones Paranoicos Sabado 16 de Septiembre de 2017 21.00 hs Hipódromo de Palermo.INCUBUS vuelve al pais el 28 de septiembre en el Direct TV Arena. - ¡AL FIN!. THE GET UP KIDS vienen a Buenos Aires y el show será el viernes 1 de septiembre en Palermo Club. - El jueves 20 de julio se viene el debut de los britanicos BASEMENT, en Gier. - FACE TO FACE e IGNITE encabezarán el WE ARE ONE TOUR 2017 que llegará a Uniclub el 10 de Octubre. - LOS 2 MINUTOS festejan sus 30 AÑOS con 3 shows en Groove, los sábados 8, 15 y 22 de julio. LA RENGA - 29 DE JULIO - 2 DE AGOSTO - 5 DE AGOSTO - 9 DE AGOSTO ESTADIO CLUB ATLETICO HURACAN.

El tiempo

domingo, 22 de junio de 2014

Led Zeppelin concreta una fenomenal burla al tiempo.

La reedición de los tres primeros álbumes de Led Zeppelin que llegan acompañados por material inédito, en vivo o encontrado, constituye un documento vigoroso que logra burlar el paso de los años pero, además, entrega un documento artístico capaz de apreciar la vitalidad del rock como expresión.

led_zeppelin_2012Casi como una suerte de recuerdo del futuro, el cuarteto despliega una fiereza en libertad que pasa por alto el presente regido por estudios de mercadotecnia y se ubica, desde el lejano eco de inicios de 1969 cuando el rock todavía no era la banda sonora de buena parte del mundo, en una atmósfera deseable para cualquier aventura estética.

“El material que acompaña a cada disco original, representa un portal en el tiempo en que grabamos cada uno de ellos. Es una selección de trabajo en proceso con mezclas en crudo, versiones alternativas, y material grabado en aquellos años”, definió Jimmy Page a este emprendimiento.

El todavía impactante violero, de 70 años, fundamentó la decisión de encarar este trabajo en el hecho terrenal de que “no me quiero morir y que otra persona lo haga”.

En ese túnel al ayer, es posible recuperar el indómito talento sumado que el guitarrista compartió con el cantante Robert Plant, con el bajista John Paul Jones y con el baterista John Bonham, fallecido en 1980.

Así es que por detrás del negocio de recuperar con remasterización incluida los iniciáticos volúmenes I, II y III, aparece la atrapante pero también riesgosa decisión de incluir otros materiales como, por caso, el registro en vivo del 10 de octubre de 1969 en el mítico teatro Olympia de París.

El primer álbum de la historia, que el cuarteto grabó en apenas una semana en  octubre de 1968 en Londres, contiene gemas como “Good times bad times”, “You shook me” y “Dazed and confused”.

La lista en directo, casi en espejo con aquel primer repertorio, posiblita apreciar de qué modo el cuarteto salía a escena y arremetía con un sonido que  no se fijaba en los laureles del recinto sino en entregar el fuego de una obra intensa y en la que creía absolutamente.

De ese material hasta ahora inédito, queda el testimonio de una versión de “Moby Dick” cuyo registro formal y definitivo recién aparecería en Led Zeppelin II, publicado 12 días más tarde de aquella travesura parisina.

Dicha descomunal pieza también irrumpe por tercera vez en el disco añadido al segundo volumen y además de que resulta imposible determinar cuál sería la mejor y definitiva de las tres, en ese material hallado funciona como prólogo del tema instrumental y demoledor “La La”.

El relato formal de Led Zeppelin II no puede pasar por alto canciones emblema de cualquier antología rockera como “Whole lotta love”, “The lemon song” y “Heartbreaker”
Tal como en el propio tránsito del conjunto lo muestra, el tercer álbum, publicado en octubre de 1970 (lo que implica la friolera de tres registros de estudio en un año), implica un cambio de tono en la hasta entonces homogénea propuesta sonora.

El disco en cuestión -que los líderes Page y Plant urdieron en una cabaña galesa- hizo que entonces Led Zeppelin pareciera estar cambiando el eje de su apuesta musical por haber bajado algunos decibeles en relación a los materiales anteriores.

Pero, en una perspectiva ajustada a una escucha integral y no contaminada por la coyuntura, resulta evidente que Led Zeppelin III marcó un escalón de evolución en el camino de la banda y no una traición a la rabia electrificada de sus inicios.

Allí se escuchan canciones emblema de la talla de “Inmigrant song”, “Celebration day” y “Tangerine”, que anulan cualquier polémica acerca del carácter de un trabajo que jamás cedió intensidad.

El álbum que acompaña aquel repertorio, ofrece piezas inéditas: “Jennings Farm Blues”, “Bathroom Sound” y una visita al clásico blusero “Keys To The Highway/Trouble In Mind”.

Para que esta visita capaz de ratificar y también de alumbrar sea más completa aún, cada uno de los discos dobles aporta bellas imágenes de producciones y recitales que sirven para ponerle caras y cuerpo a esa epopeya que resuena invicta e inspiradora.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario