Ratones Paranoicos Sabado 16 de Septiembre de 2017 21.00 hs Hipódromo de Palermo.INCUBUS vuelve al pais el 28 de septiembre en el Direct TV Arena. - ¡AL FIN!. THE GET UP KIDS vienen a Buenos Aires y el show será el viernes 1 de septiembre en Palermo Club. - El jueves 20 de julio se viene el debut de los britanicos BASEMENT, en Gier. - FACE TO FACE e IGNITE encabezarán el WE ARE ONE TOUR 2017 que llegará a Uniclub el 10 de Octubre. - LOS 2 MINUTOS festejan sus 30 AÑOS con 3 shows en Groove, los sábados 8, 15 y 22 de julio. LA RENGA - 29 DE JULIO - 2 DE AGOSTO - 5 DE AGOSTO - 9 DE AGOSTO ESTADIO CLUB ATLETICO HURACAN.

El tiempo

jueves, 9 de julio de 2015

"En el Rock no hay compromiso con lo que está pasando con las mujeres", afirma Andrea Álvarez.

Rockera hasta la médula, baterista y percusionista de Soda Stereo, de Gustavo Cerati, de Divididos, acaba de editar su nuevo álbum "Y lo dejamos venir", que cosechó amplios elogios, y lo presentará mañana en el Teatro Vorterix a las 20.

andreaDurante gran parte de 2014 y este 2015, Alvarez recorrió pueblos y ciudades de la Argentina, junto a un grupo de poetas dramaturgas y músicas con el espectáculo "Se trata de nosotras" con el que buscaron concientizar sobre la violencia de género y a alentar a las mujeres a participar en actividades artísticas.

"Fue una experiencia hermosa, me tocó formar parte de un colectivo musical que es "Se Trata de Nosotras", que es una banda que armó el Ministerio de Cultura de la Nación, con la ayuda de Lito Vitale por el tema de la trata de personas", explicó.

"Se hizo toda una banda de mujeres más 8 solistas y un grupo de tambores como de 15 o 20. La gira y la producción éramos todas mujeres. Hicimos muchos shows y vamos a seguir haciendo y había muy buena comunión", contó.

Sobre la banda que tocó en los shows, Alvarez menciona a "Luna Sujatovich como directora, Aldana Aguirre en bajo; Gimena Alvarez Cela en teclados; Pampi Torre en guitarra acústica; Loli Molina en guitarra eléctrica y electroacústica; Lucy Patané en electrica y la sección percusiva que la integramos Conce Soares, Vivi Pozzebón y yo".

"Las vocalistas fueron Luciana Jury, Sara Mamani, Barbarita Palacios, Soema Montenegro, Paz Ferreyra (Miss Bolivia), Georgina Hassan, después se sumaron Hilda Lizarazu y Liliana Herrero. Y vi mucho compromiso en toda la causa".

-¿Ves el mismo compromiso con la femineidad de las nuevas chicas rockeras?
-Las mujeres hablando desde ser mujer, hablando desde su femineidad, de todo lo que significa ser mujer y de las causas por las que hoy lucha la mujer es una asignatura pendiente en el rock.

Muchas niegan su condición, dicen que no son feministas o que no querían hacer algo feminista como si fuera un problema. A mí me parece que ahí está el problema, en el rock hay un no compromiso con lo que está pasando y el no comprometerse es anti rock, básicamente.

El rock exige compromiso, actitud, rebelarse contra lo que está establecido, y más cuando sos una rockera y los femicidios están a la orden del día, el maltrato, el acoso y situaciones espantosas.

Si bien ahora las chicas más chicas no pasan por el ninguneo que pasábamos las que empezamos hace 20 o 30 años, que teníamos que tocar 10 veces más que todos para pertenecer, a la sociedad le cuesta todavía el liderazgo femenino, sino no estaríamos hablando de esto.

Aunque haya una apariencia de que hay más chicas en las bandas es pura casualidad que justo tocó. A la mujer le cuesta el rock, no es que llega a la casa y pone el disco de Black Sabbath o Jimi Hendrix. Sigue siendo un poquito exótico, pero yo creo que ver tocar bien a cualquiera es exótico. A la mujer le cuesta mucho comprometerse con su pasión.

-¿Y cómo ves la escena rockera en general?
-Hay que separar lo que se pasa en los canales y las radios, lo mainstream, de lo que sucede en el under. Yo lo que veo es que por repetición están haciendo que a la gente le guste cosas genéricas. Rock o canciones transgénicas le digo yo. Es como que no son hits, pero los repiten tanto que terminás pensando que te gustaba, como hacen con la ropa o la comida. Esa cosa así de planificar productos en lugar de planificar canciones te da ganas de decirles que canten temas.

No registro nada de ese tipo de productos, no hay ni siquiera carisma en esa clase de músicos, es el triunfo de los no carismáticos. Es todo sin nada de peligro. Todo eso está pasando y eso se estimula y no sé por qué. Hay tantos realities que agarran gente que no es y la entrenan y gastan plata. ¿Por qué no agarran a alguien que ya es?
Lo que te quieren mostrar es que los productores te dicen cómo ser y te enseñan a ser, cuando la verdad es que los negocios más grandes de la música son de clásicos como Hendrix y los Beatles que es exactamente lo contrario a algo diagramado de forma marketinera. Eso es lo que va a quedar en el tiempo.

-¿Qué diferencia tiene "Y lo dejamos venir" con tus discos anteriores?
-Hay bastantes diferencias por suerte, como todo crecimiento. Todos mis discos fueron distintos entre sí, tienen un hilo que soy yo, pero soy yo más asentada en este. Pero fuera de eso, respondiendo textual lo que me dijiste, fui madurando, tengo una relación musical mucho más armada con Lonnie Hillyer en bajo y Tomás Brugués en guitarra. Y Lonnie produjo el disco conmigo, o sea que si bien me metía mucho en los otros discos, en este me metí con todo. Ahora también compuse desde la guitarra, que antes componía desde la batería mucho más precariamente, me puse a estudiar guitarra y de ahí me salieron todos los temas nuevos.

-¿Cómo nació "Despertándote", la canción dedicada a Gustavo Cerati, con quien tocaste años?
-Nació después del ACV de Gustavo que fue cuando yo empecé a estudiar guitarra. Y lo iba haciendo de a poquito pensando en él, siempre supe que iba a ser para él por el estilo, yo estaba practicando la mano derecha. Y en mi práctica también agarraba algunas cosas de Soda Stereo y eso me lo traía mucho a él.

Enseguida me salió el estribillo y el "despertándote" que aparecía por el deseo. Y después que Gustavo murió lo terminé y justo me encontré por las redes sociales con una novia que Cerati tuvo en la época que estuve en Soda Stereo que se llamaba Paola y hablando con ella me mandó un mail donde me relata de una manera muy poética su vida en todos esos años que yo no la había visto y en un párrafo me relata su relación con Gustavo de una forma muy linda. Ahí vi cómo se me cerró la canción, le saqué literalmente pedazos de la letra y los metí en la melodía que ya tenía y me quedó una canción como del amor que ya no puede ser, el amor que todos podemos tener hacia alguien.

Lo quise especificar porque yo lo pensé mucho a él en todo el proceso del disco porque era una persona de la que uno siempre esperaba la opinión del material, así como con Ricardo Mollo, son personas a las que les llevo el disco nuevo y espero a ver qué devolución me hacen, pero ya no lo tenía. Yo tengo una foto en mi casa que me sacó mi hermano que estamos los dos en vivo y que es muy mística, y yo hacía un pequeño ritual antes de ir a grabar que era muy mío: yo me sentaba, veía la foto siempre antes de irme y me deseaba a mí misma un buen día de trabajo con la música.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario