Ratones Paranoicos Sabado 16 de Septiembre de 2017 21.00 hs Hipódromo de Palermo.INCUBUS vuelve al pais el 28 de septiembre en el Direct TV Arena. - ¡AL FIN!. THE GET UP KIDS vienen a Buenos Aires y el show será el viernes 1 de septiembre en Palermo Club. - El jueves 20 de julio se viene el debut de los britanicos BASEMENT, en Gier. - FACE TO FACE e IGNITE encabezarán el WE ARE ONE TOUR 2017 que llegará a Uniclub el 10 de Octubre. - LOS 2 MINUTOS festejan sus 30 AÑOS con 3 shows en Groove, los sábados 8, 15 y 22 de julio. LA RENGA - 29 DE JULIO - 2 DE AGOSTO - 5 DE AGOSTO - 9 DE AGOSTO ESTADIO CLUB ATLETICO HURACAN.

El tiempo

sábado, 24 de octubre de 2015

El vocalista de jazz José James ofreció un ecléctico show en el ND.

Considerado una de las referencias vocales del jazz actual, James se presentó en el ND Teatro al frente de un trío liderado por el pianista argentino residente en Nueva York Leo Genovese e integrado también por el bajista Solomon Dorsey y el baterista Nate Smith.

joseA lo largo de la noche James ofreció un repertorio completo de todo lo que puede esperarse de él, en un show ecléctico y que pasó de canciones melosas y casi pop a joyas jazzísticas como su interpretación de "Equinox" de John Coltrane.

Da la impresión de que James duda aún en qué banda moverse y parece tan virtuoso vocalmente y con una serie de ideas interpretativas que asombran, como perdido cuando aspira a convertirse en un cantante pop que seduce a las jovencitas.

Lo peor de la noche se vio cuando, guitarra al hombro, James volcó hacia las melodías pop, con sonoridades soul en un registro mainstream en canciones como "Anywhere U Go", "Come to My Door" y "Simply Beautiful".

Mientras que lo más arriesgado y sabroso del show pasó por sus interpretaciones más jazzísticas, donde hizo gala de una técnica por momentos notable y también por la capacidad de improvisar con una especie de scat muy personal que consiste en repetir una y otra vez, rítmicamente, determinadas frases o palabras, improvisando junto a los otros integrantes de la banda.

El mejor momento de eso fue en "Equinox", que dijo nunca grabó y que solo canta en "ocasiones especiales", donde desde la voz imitó el fraseo del saxo arribando a lugares y atmósferas muy logradas.
Lo mismo pasó con la banda, en los momentos improvisativos, Genovese ofreció algo del repertorio que lo sostiene con nombre propio en un lugar expectante en la escena de jazz neoyorquina.

El pianista nacido en Venado Tuerto y formado en Berklee, hizo gala de su alocado lirismo, de su capacidad para jugar velozmente en las teclas incorporando ideas nuevas y a veces perturbadoras, sin perder nunca el desarrollo del tema ni una, de a momentos, enrarecida referencia melódica.

En piano de cola y piano eléctrico donde se dio el lujo de jugar con algunos efectos distorsionantes, Genovese acompañó por momentos y deslumbró en otros a lo largo de la noche, transformándose en determinados momentos en pieza vital del andamiaje musical, ya que James, más allá de su protagonismo, nunca se olvida de que está en una banda y juega a crear música en conjunto.
Smith en batería fue sólido y monolítico en toda la noche, en los desarrollos más pops o puesto a improvisar junto a Genovese, mientras que Dorsey, que de a momentos se sumó en los coros, ofreció un "walking" preciso y, casi toda la noche con el bajo eléctrico, exploró zonas de densidad.

James abrió el show con "The Dreamer", un clásico de su repertorio y después ofreció los únicos temas que estaba dispuesto a hacer de su último material discográfico sobre Billie Holliday (que grabó con un trío de excepción: Jason Moran en piano, John Patitucci en contrabajo y Eric Harland en batería), que parece más una concesión al sello al cumplirse cien años del nacimiento de Lady Day, que un camino a explorar en su desarrollo musical.

De la Gran Dama interpretó con buen registro, "Body & Soul" y "God Bless the Child", esta última que alguna vez contó oía con su abuela a los cuatro años y creía que Billie le cantaba especialmente a él.
Hubo varios temas más, una muestra de un interesante registro donde conviven el hip hop y el jazz, y un clima intenso a lo largo de toda la noche, aun cuando el sonido no fue todo lo preciso que podía esperarse.

El público fue muy abierto con James, al que muchos ya conocían aun cuando esta fue su primera visita, y también tributó al crédito local Genovese, mientras que el cantante se mostró en todo momento muy entusiasmado de estar tocando en Buenos Aires y muy agradecido por el modo en que eran recibidas sus canciones.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario