Tercera visita de LEE RANALDO. El ex Sonic Youth se presentará el 20 de diciembre en el Xirgu. - La segunda visita de SAMIAM será el jueves 2 de noviembre, en Gier. - BAD RELIGION mete doblete el 7 y 9 de noviembre en FLORES. - Los JAIME SIN TIERRA vuelven luego de 12 años con dos fechas en La Trastienda, el 12 y 13 de diciembre. - El PERSONAL FEST acaba de develar su grilla, encabezada por la gran PJ HARVEY. Las fechas son 11 y 12 de noviembre en el Club Ciudad de Bs As.

El tiempo

lunes, 16 de mayo de 2016

El histórico Marky Ramone con 40 años de punk en Vorterix.

El histórico baterista de los Ramones, celebró este viernes, en la primera de sus dos presentaciones los cuarenta años del punk con un sólido recital que le recordó al público por qué continúa siendo el encargado de mantener vivo el legado del cuarteto de Queens.


Durante más de tres horas la sala de Federico Lacroze 3455, que esta noche tendrá nuevamente desde las 21 al flaco de pelo largo reventando las baquetas sobre el escenario, se nutrió de un público de varias generaciones conectadas en perfecta armonía bajo el sentimiento ramonero.

Las modas cambian, las tachas y los estampados escoceses se extinguen, los borceguís después de los treinta comienzan a resultar incómodos y la cresta ya no decora la cabeza de la mayoría de las personas, pero están ahí, aun con nuevos peinados y otras ropas.

"Pogo, mosh & slam", canción del disco homónimo que Flema publicó en 1992, describía bastante bien el código que se manejaba entre los recitales de punk de aquella época en locales como el mítico Cemento, Hangar, o el céntrico CBGB en nuestro país.

Pero anoche fue diferente: el público, que por momentos articulaba elementos de la cultura popular futbolera con el aguante ramonero, prefirió dejar el descontrol de los 90 en los 90, y disfrutar del recital como si fuera la última oportunidad para ver a un Ramone sobre el escenario.

Marky estuvo escoltado por el vocalista Oscar "Johnny Fontaine" Chinellato, un joven energético y con impronta propia, Marcelo Gallo en guitarra y Alejandro Tannen en bajo -ambos ex integrantes de Expulsados-, la formación que bajo el nombre de Blitzkrieg eligió para mantener vivo el legado del punk.

Así revivieron durante dos intensas horas, que habían tenido su prólogo más temprano con la banda que lidera el ex Attaque 77, Chino Vera, Más Calaveras, más de cuarenta canciones del cuarteto de Queens y algunas interpretaciones en clave punk de otros temas.

La primera hora del recital no tuvo respiro: terminaba una canción y se escuchaba el 'one, two, three' de Tannen anunciando el comienzo de una nueva, así pasaron cerca de tres decenas de inolvidables canciones entre "Surfin' Bird", "I Don't Wanna Walk Around With You", "I Believe in Miracles" y "Sheena Is a Punk Rocker".

En algún momento, tal vez, si cerrabas los ojos y te permitías viajar en el tiempo, podías imaginarte estar escuchando en vivo a la formación que integró el baterista desde fines de los 70, en canciones como "The KKK Took My Baby Away" o "I Don't Want to Grow Up".

El show recreó esa diversión que los Ramones buscaron desde 1974, cuando empezaron a tocar en diferentes espacios de Nueva York, cuando "el mundo era una guerra -expresaba el baterista en diálogo con Télam, días atrás- y solo queríamos divertir a la gente".

Tras el primer descanso fugaz, en el que el público se encargó de recordar entre cánticos el descanso que existía con la tribu stone, el cuarteto volvió al escenario con dos violinistas y un panderetero para regalar una gran versión de "Baby I Love You", canción originalmente grabada por The Ronettes y popularizada por los Ramones.

Después llegó el momento de Hernán "Mantu" Mantoani (vocalista y guitarrista de Bulldog) quien le sumó su voz a Fontaine en una original y magnífica interpretación en clave de punk de "Baby, I want you", de Bob Dylan, y en el tributo "R.A.M.O.N.E.S", que Motorhead le dedicó al cuarteto en los 90.

En el tercer y último bloque, el cuarteto recorrió "Do You Remember Rock 'n' Roll Radio?", "I Just Want To Have Something To Do", el himno tácito "Blitzkrieg Bop", entre los covers acelerados de "Have You Ever Seen The Rain?", de Creedence Clearwater Revival, y el casi suyo "What a Wonderful World", que interpretó por primera vez Louis Armstrong en 1967.

Una noche de punk disciplinado, para el recuerdo, que reunió algunas personas -contadas con los dedos de la mano- que no resignaron sus décadas pasadas de crestas ni que un vaso de plástico y lleno de cerveza se dejase caer sobre el público, entre las 1500 personas que colmaron el Vorterix.

Tal vez el punk ya no tenga que ver con lo que se pregonaba en sus comienzos de vanguardia, quizá la actitud -como varios adscritos al género opinan- tenga que ver con la autonomía crítica, saber elegir la información y no dejarse manipular, en estos tiempos de bombardeo mediático poco inocente.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario