INCUBUS vuelve al pais el 28 de septiembre en el Direct TV Arena. - SILVERSTEIN volverá a Buenos Aires el 31 de Mayo en Uniclub, junto a THE WORLD ALIVE y FOR THE FALLEN DREAM - El jueves 20 de julio se viene el debut de los britanicos BASEMENT, en Gier. - FACE TO FACE e IGNITE encabezarán el WE ARE ONE TOUR 2017 que llegará a Uniclub el 10 de Octubre. - CHARLIE 3 vuelve con su nuevo disco Vendrás, el que presentarán el 28 de mayo en The Roxy Live.

El tiempo

domingo, 12 de marzo de 2017

Los grandes recitales se remontan a 1995, en época de Los Redondos.

El inicio de las denominadas “misas” del Indio Solari y sus compañeros en Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota podría fijarse agosto de 1995 durante las presentaciones del disco doble “Lobo suelto. Cordero Atado”, cuando la banda elige a la localidad santafesina de San Carlos, que hoy cuenta con poco más de 11 mil habitantes, para hacer dos shows en una discoteca.


La localidad santafesina de San Carlos se vio colmada en su hotelería y sus campings y mucha gente se quedo en las fueras de la discoteca para escuchar los conciertos, situación que con mayor magnitud se repitió ese año con los conciertos en Mar del Plata y en la capital santafesina.

Mientras tanto la banda insistió con shows en los grandes estadios de la Capital Federal y alrededores como Huracán, Racing de Avellaneda y el mismísimo Monumental de River Plate en el 2000.

Pero constantemente Solari y la manager de los Redondos, Poli, se quejaron de “los pedidos de coimas de las barras bravas y la policía bajo la amenaza de armar lío y plantarnos un muerto”, situación que los obligaba a salir de la capital federal y buscar otros lugares.

Esta visión sobre los clubes de fútbol es compartida hoy por el más experimentado de los productores argentinos Daniel Grinbank, quien en 2016 le dijo a Télam que “no hago más conciertos en clubes de fútbol mientras las barras bravas mantengan su actual status quo".

"Esto abarca desde el club más chico a River Plate, no es patrimonio exclusivo de ellos. Es un flagelo, el fútbol argentino tiene una asignatura pendiente muy importante que resolver y yo siento que con el funcionamiento de las barras de hoy es muy difícil poder garantizar la seguridad en un espectáculo porque en realidad son dueños y señores de los estadios a pesar de los dirigentes, que generalmente son víctimas de un sistema”, dijo Grinbank en esa ocasión.

Según la mirada de grandes productores como Grinbank y José Palazzo, creador del Cosquín Rock, solo quedan afuera del control de las barras, aquellos estadios que están manejados por gobiernos provinciales o municipales como el Único de La Plata, el Mario Alberto Kempes, de Córdoba, y el Minella, de Mar del Plata.

Al vivir en primera persona lo que ellos denunciaron “aprietes policiales y de las barras”, es que la producción de los Redondos pasa a realizar shows en Mar del Plata, o en localidades más pequeñas como Tandil, Olavarría o Villa María.

En la segunda mitad de los '90, la masividad de los Redondos iba en constante crecimiento y era común que el tren a Mar del Plata diera una postal de las "misas", cubierto de gente, copado por los fans del grupo, que antes y luego del show copaban las plazas y la estación ferroviarias donde pernoctaban y hasta comían, improvisando campings públicos.

Este camino también estuvo repleto de conflictos con las autoridades del momento como en 1997, cuando el dirigente radical y en ese entonces intendente de Olavarría Elios Eseverri prohibió los recitales programados por el grupo para el 16 y 17 de agosto de ese año en el gimnasio del club Estudiantes, que tenia una capacidad para apenas 7 mil personas.

Ese show se realizó en Tandil ese mismo año ante más de 20 mil personas y se pudo concretar sin inconvenientes a pesar de la lluvia. Sí hubo problemas en la ciudad cordobesa de Villa María ese mismo año. La banda volvió a insistir con los estadios de fútbol con una serie de conciertos multitudinarios en Racing, primero, y luego en River.

En el caso de River, en las dos noches hubo incidentes, algunos dentro del estadio y otros fuera, inclusive con heridos reportados por hacer recibido puntazos con facas o armas blancas.

Con la separación de los Redondos, el Indio Solari mantuvo la decisión de seguir realizando shows multitudinarios, mientras que Skay decidió volver con su banda los Fakires a un formato más chico en estadios o teatros de no más de 15 mil o 20 mil personas -que habitualmente albergan conciertos-, pero girando por la Argentina, para que su presencia fuera constante y bajar el nivel de ansiedad y así mantener los niveles de convocatoria en cifras razonables y que le permitieran brindar un buen show y que los asistentes pudieran disfrutarlo.

En cambio, los recitales de Solari eran más distantes, no más de tres o cuatro al año, lo que aumentaba la expectativa para verlo. El Indio arrancó su carrera solistas con grandes convocatorias en el estadio Único de La Plata y luego pasó a tocar en ciudades más alejadas y en predios amplios, de varias hectáreas como Hipódromos o autódromos.

Así se sucedieron encuentros en el Hipódromo de Tandil, el de Gualeguaychu, el autódromo de la ciudad mendocina de San Martin y en la ciudad bonaerense de Junín en varias ocasiones. Las actuaciones en otro tipo de ámbitos se redujeron a presentaciones en los estadios provinciales Juan Gilberto Funes, de San Luis y Padre Martearena, de Salta, básicamente.

En los casos de los conciertos en ámbitos grandes como hipódromos o autódromos, Solari convocó a cifras que superaron las cien mil personas y en algunos casos llegaron a los 200 mil, con problemas de infraestructura, de sonido, malas condiciones climáticas y mal acondicionamiento de los sitios.

A pesar de que tales cantidades de gente hace casi imposible observar o escuchar un show en buenas condiciones, los fans siguieron concurriendo por el solo hecho de participar en la “misa”.

En todos los casos, la cantidad de gente que se dio cita superó ampliamente las entradas vendidas, además de colmar las hotelerías, los campings, con autos, combis y colectivos ubicados al costado dela ruta, que congestionaban y paralizaban la circulación.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario