Tercera visita de LEE RANALDO. El ex Sonic Youth se presentará el 20 de diciembre en el Xirgu. - La segunda visita de SAMIAM será el jueves 2 de noviembre, en Gier. - BAD RELIGION mete doblete el 7 y 9 de noviembre en FLORES. - Los JAIME SIN TIERRA vuelven luego de 12 años con dos fechas en La Trastienda, el 12 y 13 de diciembre. - El PERSONAL FEST acaba de develar su grilla, encabezada por la gran PJ HARVEY. Las fechas son 11 y 12 de noviembre en el Club Ciudad de Bs As.

El tiempo

martes, 1 de noviembre de 2016

Guillermo Bonetto: "Hay un mundo del reggae que está debajo y que no se ve"

Los Cafres, una de las bandas esenciales del reggae en Argentina, acaba de lanzar su noveno álbum "Alas canciones", que reúne 15 canciones que navegan por la sutileza del género y juegan con elementos del gospel, que habían comenzado a asomar media década atrás en su trabajo anterior, "El paso gigante", del dub, del ska y del raggamuffin.


El álbum se comenzó a gestar en octubre del 2015, cuando Bonetto, Claudio Illobre (piano), Gonzalo Albornoz (bajo), Sebastián Paradisi (batería), Manuel Fernández Castaño (saxos), Guillermo Rangone (trompeta), Víctor Raffo y Demian Marcelino (guitarras), y Ariel Rolando Duarte (percusión) se juntaron a grabar una serie de sesiones improvisadas en una sala de ensayo, espacio donde permiten dar luz a su costado más lúdico.

Siete meses después comenzaron a seleccionar las canciones y se adentraron en el trabajo de archivo, quizá la labor más ardua para la banda: buscar y clasificar temas grabados en otras épocas y los famosos cuadernos, a los que "siempre se recurre -confiesa con humor Bonetto, en diálogo con Télam- para ver si esas porquerías se transforman en algo mágico".

El énfasis del álbum, para el cantautor no está buscado pero "hay muchos planteos del tipo: mirá que no te diste cuenta de esto. Eso es lo que nos gusta escribir. Los Cafres somos como una linterna".

Entre las temáticas que atraviesan "Alas Canciones" se desprende la idea de "Perdón" como ejercicio necesario; reflexiones en "Sé q' el mar", un delirio místico que aplica a la realidad; y el "Silencio" como arma, beneficio y oportunidad.

Entre esos valores y la idea de arte libre y sin estigmas que acompañan con un coro gospel en la canción que titula el álbum, la introspección también juega un papel importante, quizá a modo de agradecimiento en "Órbita", donde el amor reflota en una declaración a lo que sea que haga bien, o "Sigo caminando", una búsqueda personal luego de una ruptura.

"Las cosas que uno escribe son especies de vómitos. Tienen mucho de realidad y también conceptos que están en el aire constantemente", explica Bonetto sobre las emociones que se plasman en sus trabajos desde el debut con "Frecuencia cafre", publicado en 1994.

En tal sentido, profundiza sobre esta nueva etapa de la banda que "los seres humanos observamos y sacamos conclusiones por intuición, conocimiento, dolor u otro proceso de la vida y ahora nosotros estamos valorando ese tipo de situaciones y el manejo de energía".

Y en la misma línea, continúa: "Tratamos de generar que esas ideas sean cuidadas, y que se puedan trasladar a un disco. Buscamos pero sin volvernos locos por hacer cosas raras porque eso sale solo si se respeta la creación sencilla. Tenemos fe en que el logro está en dejarse fluir y nos dimos cuenta en esta búsqueda de recopilaciones de que el abanico es enorme porque creamos divirtiéndonos".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario